¿Merece la pena invertir en un posgrado?

23-10-2017

En las últimas décadas ha crecido exponencialmente el número de profesionales que cuentan con un título universitario. Esto conlleva un aumento de la competitividad laboral y, por tanto, un obligación implícita de apostar por formación complementaria a modo de elemento diferenciador. 


Sin embargo, a tenor del tiempo, el esfuerzo y el elevado costo que implica esta alternativa de formación, son muchos los que se cuestionan la necesidad real de asumir la inversión. A continuación, analizamos los beneficios y desventajas que se deben tener en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre si estudiar o no un posgrado.

Ventajas 

Según un estudio elaborado por el Strategic Research Center de la escuela española de negocios EAE Business School, los profesionales que hayan estudiado un máster o postgrado reducen los tiempos de acceso al mercado laboral.

Cada vez más empresas apuestan por incorporar a sus equipos profesionales especializados. Además de los años de experiencia, la manera de conseguir conocimientos y habilidades suficientes en un área para ser considerado un experto es cursar un posgrado.

La mayor parte de las instituciones, ya sean universitarias o escuelas de negocios, en las que se dictan estos programas presentan acuerdos de colaboración con empresas. De esta manera, los estudiantes tendrán la oportunidad de incursionar en el mercado laboral, cosechar experiencia y hacer contactos de cara a ocupar un puesto definitivo en esa corporación o en otras.

Desventajas

Como mencionábamos antes, aunque es cierto que un posgrado sirve para filtrar un poco la competencia, en la actualidad son muchos los que pueden acceder a este tipo de estudios, por lo que al contrario que hace unos años no supone un claro diferencial.

En caso de querer seguir sumando títulos, habrá que dedicar mucho tiempo a analizar la oferta existente. Ni todas las instituciones tienen el mismo prestigio, ni todos los programas combinan igual de bien con la carrera estudiada. Por ejemplo, si se estudió ingeniería industrial no tendrá mucho sentido matricularse en un máster de moda. 

Si entra en tus planes desarrollarte como profesional en el extranjero, tendrás que tener en cuenta que no todos los títulos de posgrado tienen validez fuera del país donde se lleven a cabo. Las maestrías universitarias que se realicen en un país europeo serán homologadas en toda la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá; pero si el programa que curses es nacional, a la hora de marcharte a otro país necesitarás revalidarlo para que sea efectivo.

En resumen, la respuesta a si merece la pena o no estudiar un posgrado varía en función de las expectativas presentes y futuras de cada uno. Una buena manera de enfrentarse al dilema es hacer un listado en el que aparezcan cuestiones como en qué sector te gustaría desempeñarte, a dónde quieres llegar en tu carrera profesional, en qué país te ves trabajando dentro de unos años, cuál es el apremio que tienes para integrarte al mercado laboral y, por último, de qué presupuesto dispones en caso de querer cursar un posgrado. Enfrentando estas preguntas será más fácil tomar decisiones. 

Compartir esta nota:

Quiénes Somos - Preguntas Frecuente - Links de Interés